MARÍA, UN REGALO DE DIOS